LNRol

<

Escenas imaginarias

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Escenas imaginarias

Mensaje por •Doncelia• el Lun Oct 15, 2012 10:33 am

El frió que hacia esa mañana era anormal en aquel castillo derrumbado cercano al bosque. Caminando poco a poco, había llegado a la ciudad. La rubia mujer acomodo su bufanda con delicadeza para cruzar los brazos, sujetando los libros que llevaba como si estos pudieran darle calor.

Era primavera pero por algún motivo ella tenia frio y había salido con guantes incluso. La gente en la zona industrial le veía con extrañes. Era raro… Pero esa tímida chica nunca encajo por completo, era frágil y quizá había atrapado un resfriado por dormir en su patio-cocina (su casa era casi toda a la intemperie).

Caminaba por las calles, eran las 7:30am, el reloj del centro comercial (la maquina) se veía desde donde estaba.

-¡Llegare tarde!- Se exhorto a si misma, como si en aquella librería olvidada del callejón donde pasaba sus días de trabajo fuera de suma importancia para el mundo o si algún jefe le esperara. Empezó a caminar con premura, apresurando el paso y subiendo algunos escalones. Paso junto a la estación del ferrocarril, su mirada de reojo se desvió instintivamente. Pensar en su hermana menor era inevitable, la extrañaba y nunca recibía respuesta de las cartas… No tenía mucho dinero en sus bolsillos como para buscarla y usar su credencial de ciudadana élite no era opción. El tenue suspiro que escapo de sus labios demostró sus recuerdos a piel viva, se había detenido frente a la estación y no lo había notado, despistada. Ahora estaba allí, viendo aquel medio de transporte, el vapor y el olor a metal eran poco perceptibles ya que estaba fuera de la estación. Levanto la mirada…

-D-u-n-w… - Deletreo con ese acento susurrante y una voz delicada, cuantas cosas habrían visto las paredes de esa estación… Cuantos encuentros. Lejana, su mente divagaba en alguna ilusión e historia de amor donde los amantes se encontraban a altas horas cerca de un punto como aquel.
El frio aun le acosaba, mas su imaginación volaba en algún libro de los tantos que había leído como para darse cuenta que estaba de pie en mitad del paso de la gente. Atravesada.
avatar
Ver perfil de usuario
Mensajes :
32

Reputación :
0

Fecha de inscripción :
25/09/2012

Localización :
Glus-Books

Volver arriba Ir abajo

Re: Escenas imaginarias

Mensaje por Nora Laurent el Jue Oct 18, 2012 8:11 am

Nora lleva levantada desde la salida del sol. Y aunque cabe pensar que entonces, debería parecer más despierta, lo cierto es que parece moverse más por inercia que por cualquier otro motivo. En su pálido rostro destacan las ojeras. No ha dormido demasiado bien, o mejor dicho no ha dormido demasiado. Anoche salió muy tarde del trabajo, y ha madrugado demasiado. Ahora, trata de no dormirse entre un paso y el siguiente mientras se arrastra por la estación. A simple vista y a pesar de la larga falda con la que a menudo tropieza, no parece una jovencita, más bien un niño a punto de entrar en la adolescencia que ha crecido demasiado. Larguirucha y desgarbada, lleva ropa que le queda demasiado grande, el pelo demasiado corto, y si eso fuera poco, también camina con zancadas muy poco propias de una señorita y si se tropieza masculla maldiciones que espantarían a un marinero. Si alguien se toma la molestia de mirarla más de cerca, notará que sus rasgos son demasiado delicados para pertenecerá un varón, y ciertamente es demasiado alta para ser un niño.

A su alrededor, la ciudad despierta. Hombres se apresuran a ir al trabajo, algunas mujeres pasan a toda velocidad a su lado, resuena el llanto de un bebé... dentro de una hora todo será ajetreo y bullicio. Para cuando ese momento llegue, ella estará en su trabajo, que para ser sincera, y aunque la mujer de su jefe sea una mujer minuciosa y obsesionada con contagiar esa meticulosidad a los empleados (algo que resulta agotador, es irritante tener a una señora entrada en años persiguiéndote a todas horas indicándote cómo cree ella que debería hacer cada cosa) le gusta su trabajo. Más que nada, porque es todo lo que conoce, y tras independizarse ha comprendido el valor de lo conocido. Hace tiempo que la pequeña aventurera que llevaba dentro desapareció, permitiendo que Nora madurase. Desde entonces, la rutina se ha convertido en un tesoro, y no en la condena que antes creía que sería.

Tras tropezar con un hombre de proporciones gigantescas, y recibir una enérgica queja “¡Muchacho! Mira por dónde vas... estos niñatos de ahora...” y conteniendo las ganas de corregirle e indicar que no es un muchacho, murmura una escueta respuesta y se escabulle. Ha sido mejor que cualquier café: ahora está totalmente despierta, cautelosa de no tropezar de nuevo. ¿Un secreto? Cuando trabajaba con su padre no entraba tan temprano. Y con el paso de los años, sigue sin acostumbrarse a abrir los ojos con los primeros rayos de luz.

-No hacía falta ser tan desagradable. Un tropiezo lo tiene cualquiera- suspira, en voz bajita, lanzando una mirada de soslayo al lugar por dónde se ha marchado el muro con piernas. En voz alta y cara a cara no se habría atrevido a decírselo.

De pronto, su mirada recae en una mujer. Frunciendo el ceño, y a pesar de que no es muy educado por su parte, sigue a la mujer con la mirada. Rubia y delicada, está totalmente fuera de lugar allí. Es decir... parece toda una señorita. Va muy abrigada, algo raro ya que aunque no haga calor tampoco hace tanto frío como para ir con bufanda. Camina con ligereza, con la misma elegancia con la que viste. Y lleva ¿libros? Está parada frente a la puerta, pero no tiene aspecto de esperar a nadie. Nora se acerca, resuelta. La ciudad es confusa, demasiado dinámica, y aun recuerda que sintió cuando llegó la primera vez, perdida y desorientada. Por su aspecto, no es de las afueras, pero la mujer de cabellos dorados tampoco pertenece a ese ruidoso lugar.

-¿Te has perdido? Quiero decir ¿se ha perdido...ehh...señora? – parece joven para ser una señora, pero no sabe si arriesgarse con “señorita”. De todos modos, no sabe qué diferencia hay.
avatar
Ver perfil de usuario
Mensajes :
6

Reputación :
0

Fecha de inscripción :
10/10/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Escenas imaginarias

Mensaje por •Doncelia• el Sáb Oct 20, 2012 8:13 pm

La rubia mujer estaba en el 4to acto de una novela donde el amante de una dama declaraba ante el bullicio que lucharía por el amor de la protagonista. Así, así cual historia que no sucedería nunca. Ella pensaba en palabra por palabra, como lo había leído y apretó los libros que sujetaba, como si el abrazo de la pareja en su imaginación se estrechara mas al ella apretar los libros contra ella.

La gente pasaba, ella misteriosamente no había sido tropezada por nadie aun, estaba en el mundo de las letras y no se daba cuenta de los mal ubicada que estaba; en mitad del paso de todos, en la entrada.

Podría haber sido blanco fácil para un ladrón o para personas malintencionadas pero, la voz de alguien le despertó…
-Se-Señora? – Dijo mientras giraba su rostro en dirección de la voz, entonces alguien le empujo, sus libros cayeron al suelo y ella apresuradamente se inclino a recogerlos como si de preciados objetos costosos se trataran. A pesar de ser solo libros viejos de portadas gastadas, ella los amaba. –¡Lo si-siento!- Agrego a quien le había tropezado, mientras recogía los libros pero la persona se había alejado tan presurosa y bruscamente como se había acercado. Su memoria era buena, pero ella era torpe.- No, no me he perdido…- Respondió retardadamente la pregunta- Solo estoy…- Levanto la mirada, distraída mientras se levanto del suelo, sacudiendo el borde de su falda; volviendo la vista al letrero de la estación…
-¿Qué estaba haciendo yo aquí? – Se pregunto a si misma en voz alta, despistada. La persona que le había preguntado o llamado señora antes, volvió a verle. – Le puedo ayudar en alg… –abrió los ojos y recordó que estaba haciendo, al ver por encima del hombro de aquel chico alto y de castaña cabellera; el reloj del centro comercial por encima de todo…- Tarde, ¡voy tarde! ¡La tienda! – Exclamo, preocupada mientras re-abrazaba los libros con dificultad; para que no cayeran de nuevo.
avatar
Ver perfil de usuario
Mensajes :
32

Reputación :
0

Fecha de inscripción :
25/09/2012

Localización :
Glus-Books

Volver arriba Ir abajo

Re: Escenas imaginarias

Mensaje por Nora Laurent el Lun Oct 29, 2012 11:36 am

La mirada perdida de la mujer rubia resulta un tanto inquietante. En el mundo de Nora, las personas no tienen tiempo para mirar a ninguna parte y sumirse en sus pensamientos. De todos modos no hay que tener estudios para darse cuenta de que esa mujer no pertenece al mismo lugar. Cuando parece que la voz de la chica de cabellos castaños va a sacarla de su sueño sin cerrar los ojos, ocurre algo que la trae de vuelta al presente con mucha menos delicadeza. Nora resopla siguiendo con una mirada desdeñosa al hombre que prácticamente corre sin mirar por dónde pisa... ni a quién se lleva por el camino.

Los libros desperdigados por el suelo tienen un cierto aire extraño. Es decir, los libros son muy preciados... pero vistos así, no parecen gran cosa. Nada que ver con los mundos distintos y las redes de palabras de las que han hablado a Nora: solo letras de trazo similar (que Nora no sabe identificar, puesto que no sabe leer) y un fondo en blanco. No puede evitar sentir decepción y admiración al darse cuenta de que no hay dibujos. A ella le gusta visitar una biblioteca, dónde puede ver libros de ilustraciones. En esos ejemplares sí que puede comprender el significado de dejar la mente volar. Torpemente y mientras la distraída y elegante mujer se disculpa y trata de recoger sus tomos, Nora se inclina y coge un par, que le tiende con cautela, temerosa de volver a caerlos. No es que sea torpe... es que a menudo se le caen las cosas. Alguna que otra taza –nunca encima de los clientes ¡por supuesto! Más de una bandeja, la ropa mientras tiende...

-¿Se encuentra bien, err... señorita? Parece un poco.... - no sabe cómo acabar esa frase sin ser una entrometida maleducada.

Ésta vez prueba con señorita porque ese “señora” de hace un minuto parece que no ha estado bien. O eso ha interpretado la joven ante el desconcierto. Honestamente, no parece que eso sea lo único que confunde a la rubia despistada. La mujer parece desconcertada en general, aunque afirme que no está perdida. ¿Estará enferma? Va tan abrigada que no seria una opción que descartar de buenas a primeras. Y tan pálida... ¿o es así? Su voz es suave, y cuando habla no parece tener prisa. Otra diferencia. Además, alarga algunas sílabas y pone énfasis en otras... Nora supone que así es como se habla correctamente. A menudo le han dicho que su habla es muy vulgar. La muchacha cree que desentona porque no es de allí. En las afueras se pronuncian las cosas de otra manera, y con una cadencia mucho menos cuidada. ¿Para qué? Lo importante es hacerse entender.

-¿Q-qué tienda? ¿Trabaja por aquí? – pregunta, sintiendo cierto temor por esa mujer.

Al paso que va, la habrán atracado tres veces antes de que haya atravesado la estación. Y eso si no se pierde entre la multitud que llegará para coger el tren de y media. O si no vuelve a quedarse quieta como una estatua mirando fijamente la nada. Nora no sabe cual de las alternativas es más preocupante.
avatar
Ver perfil de usuario
Mensajes :
6

Reputación :
0

Fecha de inscripción :
10/10/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Escenas imaginarias

Mensaje por •Doncelia• el Lun Nov 05, 2012 9:27 am

-Mi tienda, la librería… yo… -miro a los lados, desubicada en realidad; solía pasar a diario caminando por los mismos sitios y aun le confundía tanto cambio en el ambiente, maquinas y edificios nuevos o derrumbados para ser re-construidos, el bullicio de una ciudad en crecimiento.

Camino en dirección contraria a la estación, otra persona le tropezó pero esta vez atrapo en el aire los libros para evitar que cayeran.

Era una mañana como todas en esa ciudad, el estornudo que se aproximó a la nariz de la rubia le hizo levantar el rostro y detenerse un instante. El pequeño “shiz”, cantarino que soltó fue gracioso y sibilino; saco un pañuelo y se cubrió… dando la vuelta para ver a la desconocida que le había ayudado a levantar sus libros.

-¿Podría usted decirme dónde queda la calle 74-H? –pregunto con una sonrisa torpe, en realidad no sabia en que dirección debía ir; no por olvido si no por simple distracción… Podría perderse aunque llevara un mapa.
avatar
Ver perfil de usuario
Mensajes :
32

Reputación :
0

Fecha de inscripción :
25/09/2012

Localización :
Glus-Books

Volver arriba Ir abajo

Re: Escenas imaginarias

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.